Menú Cerrar

Alex Vallenilla: Qué hay del petro con los impuestos y el comercio

Alex Vallenilla: Qué hay del petro con los impuestos y el comercio

Qué hay del petro con los impuestos y el comercio

 

Por Alex Vallenilla / @alexvallenilla

Qué se puede hacer y qué no se puede hacer con la criptomoneda estatal que ha lanzado el régimen chavista/madurista.

Por inclinación política, referirse al petro (PTR), para un sector de la sociedad se trata de una especie de tabú, porque no están de acuerdo con las políticas del régimen de Nicolás Maduro. Para otro sector, que se siente beneficiario, se trata de una oportunidad, aunque les haya tocado descifrar cómo hacerlo efectivo.

Para los que proponen una criptomoneda estatal, se dice que es una solución, aunque en el fondo es un experimento, a ver si funciona contra las medidas de sanciones económicas y petroleras de EEUU.

 

Deficiencias del PTR

El PTR tiene un soporte de muy baja calidad en cuanto a su desarrollo. Si bien su código es X11, el mismo que utiliza la criptomoneda DashCoin (DSH), la interfaz de esta criptomoneda tiene sendas dificultades.

La primera dificultad es que los usuarios sólo pueden acceder a los tokens a través de una cartera web, lo que implica que nadie puede usar sus dispositivos como nodos, para interactuar en una red descentralizada. Esto hace al PTR una criptomoneda centralizada, totalmente controlada por el régimen y no por la comunidad que utilice esas fichas.

Una cartera web puede sufrir caídas de línea, ataques cibernéticos, caída de servidores y ello imposibilitaría a todos los usuarios mover sus fichas o monedas, precisamente porque todo el funcionamiento está centralizado.

El hecho de que nadie pueda instalar una cartera propia en sus dispositivos, no le permite a nadie tener una clave privada de la propia cadena de bloques del PTR, por lo tanto, el dinero que alguien tenga en esa criptomoneda, no lo tiene en su poder. Es dinero que está en poder de quienes tienen las claves privadas y no son otros que los funcionarios superintendentes de la creación. Con el PTR, nadie tiene realmente dominio de sus monedas.

 

Qué no se puede hacer con el PTR

En medio de las actuales circunstancias, con el PTR no se puede hacer mucho. A diferencia de las criptomonedas convencionales, muchas personas en el mundo pueden hacer pagos en comercios. Aunque en Venezuela hay tiendas que aceptan pagos con el PTR, no es necesariamente así. Esto se vio en la prueba reciente, cuando se utilizaron los dispositivos “biopago”, en realidad nadie pagaba usando el PTR desde una cartera digital a otra, sino que mediante un mecanismo de intercambio el banco propietario de estos puntos de venta hacía una conversión automática.

Hay muy pocas tiendas en Venezuela que ya utilizan las carteras digitales y reciben pagos mediante la propia cadena de bloques del PTR. Si bien no se trata de  un proceso difícil, llevaría mucho tiempo para que millones de personas se adapten, siempre y cuando la interface no presente problemas con millones de usuarios conectados.

Con el PTR casi nadie acepta pagos en el extranjero de manera directa. Por ahora no hay interés de inversores foráneos en tener esta criptomoneda en sus portafolios. El hecho de que el régimen de Maduro mantenga la mayoría de los nodos, le permite manipular la cadena de bloques a su voluntad y esto resta confianza, luego de que se ha visto lo que ha ocurrido con el bolívar en el Banco Central de Venezuela (BCV).

Por eso la Sunacrip decide el valor del PTR, que supuestamente está anclado al precio del petróleo. Realmente al tener bajo control todas las fichas, les permite controlar su precio sin que tenga que ver una demanda u oferta real del “token”.

         Qué se puede hacer con el PTR

Aunque la criptomoneda que plantea Maduro no es atractiva y tiene sus problemas, al final, por ser una propuesta dentro de la esfera global de los desarrollos de la tecnología de la cadena de bloques, podría tener algunas utilidades.

Lo anterior demuestra el poder de la tecnología “blockchain” y como incidirá en el mundo.

Hay personas que están recibiendo el PTR a cambio de bitcoines y otras criptomonedas. En los intercambios en que hay operaciones de compra y venta de distintos tokens, el PTR se recibe con descuentos de hasta 50 %. Por ejemplo, una persona ofrece petros y recibe la mitad de su valor en bitcoiones, litecoines u otras.

El lector se preguntará por qué hay quienes están haciendo esto. La respuesta es que no faltarán nunca especuladores en ningún mercado, por muy exótico que sea. Un comerciante que tenga que pagar impuestos y su monto es de unos 150 dólares, por citar una cifra, al comprar petros a mitad de su precio, obtendría las fichas que tienen según la Sunacrip, un precio de 150 dólares, gastando sólo 75 dólares.

Si el régimen de Maduro acepta pagos en petros, usando pagos de cartera digital, a cartera digital, es decir con las fichas y no como unidad de cuenta, entonces el comerciante se habrá ahorrado la mitad de los impuestos que debe pagar. Y así con el resto de servicios públicos que según Maduro comenzarán a cobrar de esta manera.

Algunas personas han aprendido a llevarse los petros desde el Sistema Patria a la PetroApp, es decir a la cartera digital. Otros saben hacer pagos usando ese mecanismo. Otros han vendido las monedas a precios mínimos. Hay un proceso de aprendizaje y adaptación.

Un aspecto que deben tener presente los comerciantes, es que no pueden hacer funciones de intercambio de petros, porque no son entes autorizados por Sunacrip para fungir como casas de cambio o “Exchange”, si lo hacen podrían recibir multas.

         Especulación por un tiempo

Aunque se trata de una situación que será temporal, porque una vez que alguien lo haga, otros querrán aprovechar el incentivo, esa brecha de descuento se irá cerrando y es aquí en que el régimen podría haber logrado poner en circulación e instaurar una oferta y demanda de la criptomoneda que ha creado polémica y opiniones de todo tipo desde su anuncio.

Sin embargo, lo anterior no es suficiente. La grave crisis económica que sufre Venezuela, con la caída del PIB, ha impactado la recaudación de impuestos. El año pasado se recaudaba apenas unos 133 millones de dólares mensuales, que al ser distribuidos entre empleados públicos y jubilados, sólo tocaría unos 15 dólares a cada uno. El régimen hace una apuesta, que no le generará grandes beneficios.

Fuente de TenemosNoticias.com: elnuevopais.net / Alex Vallenilla

Publicado el: 2020-01-22 06:09:42
En la sección: Columnistas – El Nuevo País

Noticias relacionadas

Metidos entre éxitos y fracasos...

Metidos entre éxitos y fracasos…

En palabras contundentes lo ha expresado el novelista checo Milan Kundera: “Nunca sabremos por qué irritamos a la gente, qué es ... Leer más
RAFAEL SIMÓN JIMÉNEZ: Frente a la provocación del gobierno

RAFAEL SIMÓN JIMÉNEZ: Frente a la provocación del gobierno

Frente a la provocación del gobierno   Tiempo de verdades – RAFAEL SIMÓN JIMÉNEZ 2020 por ser un año electoral, ... Leer más
El Cachicamo y el Morrocoy

El Cachicamo y el Morrocoy

La verdad es que la gira internacional que está desarrollando el Presidente Encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha puesto de ... Leer más
JULIO BALZA ALTUVE: El petro revolucionario

JULIO BALZA ALTUVE: El petro revolucionario

El petro revolucionario  ***Debemos recibir al máximo líder Juan Guaidó como un héroe, cuando regrese a  su país. ***Muy delicado ... Leer más
Cargando...
Publicado en Opinión

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Volver al inicio