Menú Cerrar

CARDENAL BALTAZAR PORRAS CARDOZO: La geografía del Papa Francisco (1)

CARDENAL BALTAZAR PORRAS CARDOZO: La geografía del Papa Francisco (1)

La geografía del Papa Francisco (1)

 

La crónica menor – Cardenal Baltazar Porras Cardozo

La prestigiosa revista de los jesuitas franceses, Études, -París, marzo de 2020-, de la pluma de Pierre de Charentenay, s.j., publicó un ingenioso artículo titulado “La geografía del papa Francisco. De los grandes centros a las periferias”. Aunque pueda parecer un exabrupto tanto la geografía como la historia forman parte del entramado humano. En ocasión del coronavirus las facultades de historia y geografía de España se pusieron a la orden para aportar lo específico de estas ciencias a las investigaciones sobre la postpandemia. Con razón en el documento programático del pontificado del Papa Francisco, “la alegría del Evangelio”, en la dimensión social de la evangelización le dedica un largo apartado “al tiempo superior al espacio” como parte del bien común y la paz social (ver n. 222-225).

En mis tiempos mozos se estudiaba historia y geografía patria y universal desde los primeros años de primaria y secundaria. Dichas disciplinas han desaparecido desde décadas de los pensa con la consecuencia lógica de perder el sentido de ubicación en el tiempo y en el espacio de cualquier realidad.

“Los diferentes viajes del papa Francisco, así como la escogencia de los cardenales, expresan sus prioridades. Al abandonar los grandes centros, en particular europeos, aquellas se desplazan hacia las “periferias”. La relación del papa con Europa es ambivalente. Pero su compromiso persigue la internacionalización de la Iglesia y contribuye a abrir el centro romano al mundo”.

Responde la anterior afirmación a una mirada profunda sobre los cambios del mundo que afectan también a la Iglesia. No se trata de ninguna retaliación o un olvido o desprecio de la cultura europea o de una postura contraria al mundo capitalista porque es izquierdista marxista. Craso error. Cuando el centro se desplaza desde los centros de poder hacia las periferias, los olvidados, porque “el corazón de Dios tiene un sitio preferencial para los pobres, tanto que hasta Él mismo se hizo pobre” (EG 197).

“El papa Francisco ha hablado a menudo de su interés por las periferias, sociales o geográficas. Él desearía que la Iglesia mirase el mundo desde un punto de vista que no sea el del centro, el de Roma o de Europa. Este cambio de perspectiva permite descubrimientos, autoriza nuevas posturas, cambia las prioridades para fijarse ante todo en la humanidad de los más pobres. En el centro se encuentran las riquezas, lo heredado, las grandes tradiciones que configuran una manera de ver el mundo y de interpretar el evangelio. Pero, a mayor perspectiva, las preocupaciones cambian para volverse hacia lo que es esencial”.

El autor analiza dos ámbitos en el comportamiento del Papa Francisco: los viajes que ha efectuado en el mundo y sus nombramientos de cardenales. “A lo largo de sus treinta y dos viajes apostólicos (sin contar sus visitas dentro del territorio italiano), ha recorrido todos los rincones del mundo, incluso los más alejados: de Chile a las Filipinas o a Japón, de Letonia a Panamá. Ha visitado países musulmanes: Abu Dabi y Marruecos. Se ha sumergido en el corazón de África, con Uganda y la República Centroafricana. Ha recorrido su continente de origen, América Latina, en varias oportunidades: Brasil, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Cuba, México, Colombia, Chile, Perú”.

“Pero no ha venido a Europa sino en ocasiones muy particulares: para el centenario de las apariciones de Fátima o para los cincuenta años de la Unión Europea en Estrasburgo, o a lo que podrían llamarse las periferias de Europa: Albania, Bosnia, Polonia, Suecia, Irlanda, Bulgaria y Rumania en junio de 2019. Nunca visitó Gran Bretaña, Alemania, Francia, Bélgica o España, es decir, el corazón de la Europa histórica, la de Carlomagno, de Felipe II o de la Revolución Francesa (…)”.

“Otro criterio de la geografía del papa Francisco es la repartición de sus nominaciones de cardenales en el mundo. El papa Francisco se siente, pues, menos atado a una tradición que consiste en elevar sistemáticamente a la dignidad cardenalicia a los obispos de ciertas sedes. Quiere promover las opciones que defiende con respecto a la paz, los refugiados y las periferias en general”. La estrechez de una crónica invita a leer el artículo completo pues sugiere una visión del mundo y de la Iglesia que marca un nuevo rumbo, necesario y saludable.

Fuente de TenemosNoticias.com: elnuevopais.net / Baltazar Porras

Publicado el: 2020-06-05 06:02:39
En la sección: Columnistas – El Nuevo País

Noticias relacionadas

Ecuador registra más de 5000 muertos por coronavirus

Ecuador registra más de 5000 muertos por coronavirus

Ecuador se encuentra desde el mes pasado en un proceso de desescalada en las restricciones en su estrategia epidemiológica para ... Leer más
Crímenes sin Castigo

Crímenes sin Castigo | Dos mitos en seguridad ciudadana, por Javier Ignacio Mayorca

Existen concepciones erróneas en materia de seguridad en las que parecieran coincidir oficialistas, opositores e independientes. @javiermayorca  La Real Academia ... Leer más
Extradición de Alex Saab a EEUU esta cada vez más cerca

Extradición de Alex Saab a EEUU esta cada vez más cerca

El gobierno de ese país ha recibido recientemente cartas del canciller del régimen, Jorge Arreaza, y de la familia del ... Leer más
La dieta del barbijo, por Juan Eduardo Fernández

La dieta del barbijo, por Juan Eduardo Fernández

Ilustración de Alexander Almarza, @almarzaale @SoyJuanette  Hola mi querido lector ¿Cómo estás? Espero que muy bien, yo en esta oportunidad además ... Leer más
Cargando...
Publicado en Opinión

Otras noticias de interés

Volver al inicio