Menú Cerrar

GERSON REVANALES: Sanciones Internacionales – El Nuevo País

GERSON REVANALES: Sanciones Internacionales - El Nuevo País

Sanciones Internacionales

 ***La posibilidad de una intervención militar siempre es posible, pero poco probable, por ello la vía de las sanciones es la vía escogida por la comunidad internacional.

 

Balcón del Ciudadano – GERSON REVANALES

La agencia China Xinhua recogió recientemente unas declaraciones del Embajador de China ante las Naciones Unidas (NN.UU.), Zhang Jun en una reunión por videoconferencia del Consejo de Seguridad/NNU, en las cuales manifestaba que “su país consideraba que las medidas coercitivas unilaterales son contrarias al multilateralismo y a las normas básicas de las relaciones internacionales”, refiriéndose a las sanciones impuestas a la dictadura de Siria; dejando extrañamente de lado las sanciones impuestas al régimen de Maduro por los EE.UU. y la Unión Europea.

Para el embajador Jun el único multilateralismo que existe es el de la burocracia de las NN.UU., donde juegan con el veto según sus intereres; sin embargo, la posición unánime de más de 50 gobiernos en la defensa y búsqueda de la democracia en Venezuela pareciera no tener mayor importancia; así como la disidencia de movimientos prodemocracia de los nuevos ciudadanos y las fuerzas opositoras en Hong Kong.

Las sanciones internacionales, en los últimos tiempos, se han convertido en un elemento de presión fundamental en el ámbito de las relaciones internacionales. En términos generales, son la respuesta de un orden normativo frente al incumplimiento de una norma. Los objetivos que se buscan con las sanciones son: modificar un determinado comportamiento por parte de un Estado para disminuir su capacidad de maniobra o debilitar su posición; denunciar públicamente a todos aquellos gobiernos que suponen una amenaza para la paz y la seguridad internacionales. Las sanciones tienen un carácter fundamentalmente preventivo asíc como ser proporcionales al objetivo que se persigue. Es así que cada vez con mayor frecuencia los Estados optan por recurrir a ellas como alternativa al uso de la fuerza armada, como pudiera ser en el orden multilateral la suspensión de derecho al voto o la suspensión en un organismo como fue el caso de Venezuela en MERCOSUR.

El Derecho Internacional contiene diferentes tipos de sanciones: la represalia consiste en una medida que, sin llegar a ruptura violenta de relaciones, adopta un Estado contra otro para responder a los actos o determinaciones adversos de éste. Representa una medida legítima de índole política y económica, en respuesta a los actos ilícitos de otro Estado; en cambio, la retorsión se refiere a los actos inamistosos, e incluso perjudiciales, aunque intrínsecamente legales, en respuesta a un acto anterior que también puede ser inamistoso, pero ilícito o ilegal a nivel internacional. En resumen consiste en medidas coercitivas que se aplican contra Estados, entidades no estatales o individuos que suponen una amenaza para los DD.HH., la paz y la seguridad internacionales.

El embajador Ju tiene que entender que en este siglo XXI, la dinámica internacional del concepto del multilateralismo burocrático de los organismos internacionales, no es funcional. En esa corresponsabilidad de los Estados y gobiernos de cumplir y hacer cumplir los compromisos adquiridos, la aplicación de sanciones (según el Derecho Internacional) cuentan con la coercibilidad. Frente al incumplimiento de sus normas, el Derecho Internacional establece una serie de sanciones con distinto grado coercitivo, las que van desde la exclusión o no-participación hasta el uso institucionalizado de la fuerza; hay pues, también en el ámbito internacional, la posibilidad de obligar a un infractor al cumplimiento no espontáneo de la norma mediante el uso de la coacción jurídica.

Desde la época de Obama en el 2007, el Departamento del Tesoro impuso las primeras sanciones en contra de (7) altos funcionarios relacionados con los organismos de seguridad; política que al final se tradujo en la “Ley de defensa de derechos humanos y sociedad civil de 2014”, usada para imponer sanciones específicas a determinados individuos en Venezuela, responsables, según el gobierno americano de violaciones de los DD.HH. durante las manifestaciones antigubernamentales de 2014. Para esta fecha, aparte de los EE.UU., con el mayor número de sancionados, países neutrales como Suiza y México con un gobierno de izquierda tienen sancionados cada uno por su parte a 7 altos funcionarios, mientras que la Unión Europea contabiliza 25 altos jerarcas del régimen que hace un total de 123 individuos en las listas negras internacionales. Si el excelentísimo embajador Ju considera que no existe una decisión multilateral en sancionar los DD.HH., la corrupción y el tráfico de sustancias ilegales, creemos que no mantiene la objetividad que debe caracterizar a un diplomático de su talla.

Fuente de TenemosNoticias.com: elnuevopais.net / ENPAISZETA

Publicado el: 2020-06-14 13:22:38
En la sección: Columnistas – El Nuevo País

Volver al inicio