Menú Cerrar

Dirigentes de base del G4 ven de reojo eventual ampliación de la delegación opositora en México

Dirigentes de base del G4 ven de reojo eventual ampliación de la delegación opositora en México

Activistas de UNT, PJ, AD y VP en Caracas se muestran escépticos e incluso desconfiados con la propuesta de incluir a partidos que no son parte de la Plataforma Unitaria, como voceros de la oposición en México. Sin embargo, reconocen que tras el 21-N, partidos como Fuerza Vecinal o Alianza Lápiz salieron bien parados en la región capital, lo cual validaría evaluar su incorporación a la delegación.

Caracas. La visita de una comisión de alto nivel del gobierno de Joe Biden a Caracas la semana pasada dejó varios resultados en el plano político: la liberación de dos presos políticos, el restablecimiento de contactos de Estado a Estado entre EE. UU. y Venezuela, y la posible reanudación de las conversaciones en México entre un sector del oficialismo y un sector de la oposición.

Sobre este último punto, vale destacar que del lado oficialista, por ejemplo, solo está incorporado a la mesa de México el ala del PSUV que respalda a pie juntillas a Nicolás Maduro, pero han quedado por fuera los denominados chavistas originarios, los militares, y las organizaciones del denominado “poder popular”, entre otros grupos importantes dentro de la coalición gobernante.

Del lado opositor, la delegación –estructurada mucho antes del 21-N– está conformada únicamente por representantes del G4 (PJ, UNT, VP y AD), y los partidos minoritarios que forman parte de la denominada Plataforma Unitaria; pero tampoco incluye a sectores sociales, ONG, empresarios o gremios.

Y aunque las elecciones regionales del año pasado dieron paso al surgimiento, retorno y/o consolidación de nuevos liderazgos opositores, por fuera de la Plataforma Unitaria e incluso por fuera de la llamada Alianza Democrática, esos outsiders no están representados en las conversaciones.

A esa diversidad del nuevo espectro político opositor han apelado partidos como Avanzada Progresista y Alianza del Lápiz este año, para proponer una reestructuración de la delegación de la oposición que participa en las conversaciones de México, con el objetivo de hacerla más representativa, actualizada y plural.

Ya en noviembre de 2021, Jorge Rodríguez había instado a la oposición a incorporar a estos nuevos actores políticos. El planteamiento fue recalcado por Maduro la semana pasada y también por Francisco Torrealba. Y aunque hasta el momento la Plataforma Unitaria no ha emitido un pronunciamiento oficial al respecto, Juan Guaidó se ha mostrado cerrado a esa idea.

En Crónica.Uno sondeamos la opinión de dirigentes de base en Caracas de Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo, Primero Justicia y Voluntad Popular para conocer cómo valoran en el plano personal (no partidista) la propuesta de ampliación de la delegación opositora. Todos coinciden en un sentimiento: desconfianza.

Priva la desconfianza

Carlos Farías, dirigente de Voluntad Popular en la parroquia El Valle, señala que no está en desacuerdo de buenas a primeras, pero “habría que ver muy bien qué factores podrían ser incorporados”.

Farías marca una línea muy clara entre los partidos que sí serían aceptables y los que no en un debate sobre la eventual ampliación de la delegación opositora: “Yo no estoy de acuerdo con que se amplíe la delegación para incluir a estos señores que han jugado del lado del régimen a lo largo de esta crisis política. Tampoco los que están un día de un lado y otro día del otro lado. Sería ilógico. Avanzada Progresista ha caído un poco en eso, por ejemplo”.

En su opinión, una modificación de la delegación opositora tendría que ser el resultado de un debate dentro de la Plataforma no solo entorno a nuevos integrantes, sino también entorno a lo que se busca con la negociación:

“Sectores de la sociedad civil, partidos pequeños como Bandera Roja podrían estar presentes. Pero hay que ser muy cuidadosos porque el régimen también está tratando de jugar aquí y no sabemos a quiénes quieren meter ellos en la delegación. Y lo otro es que no se trata solo de ampliar los factores del diálogo, sino de buscar realmente el acuerdo nacional, que es lo que quiere Venezuela. Todos quieren protagonizar, pero nadie quiere apoyar la propuesta de otro. Eso no puede ser. El pueblo lo que quiere es unidad”.

Corresponde a las delegaciones y garantes discutirlo
En el proceso de negociaciones instalado en México en agosto de 2021, el reino de Noruega funge de facilitador en las conversaciones entre oficialismo y oposición. Foto captura de pantalla

El concejal por Caracas, Jesús Bolívar (AD-Ramos Allup), afirma que una eventual ampliación de la representación opositora es una materia que corresponde evaluar tanto a las delegaciones como a los garantes del proceso, y que si hasta ahora no se ha hecho, es porque han considerado que la representación actual es amplia y suficiente. Sin embargo, no está cerrado a la idea de una revisión.

“Mi opinión no partidista es que los coordinadores de ese proceso, la Plataforma, los garantes, podrían evaluar, por ejemplo, la participación de factores como Fuerza Vecinal, porque se trata de un partido que se ha convertido en una realidad política. Ahora bien, esa es una decisión que tomarán quienes lleven las conversaciones”, dice Bolívar.

En lo que sí es tajante es en quienes no deberían si quiera ser considerados en una eventual ampliación de la delegación: “Los judicializados no pueden estar ahí. No tiene sentido que Bernabé Gutiérrez, por ejemplo, esté en el diálogo porque él representa de manera abierta los intereses del Gobierno y porque precisamente parte de las cosas que se buscarán en ese diálogo es revertir la judicialización de los partidos”.

Sin vendas en los ojos
el partido fuerza vecinal
Foto cortesía @DavidUzcategui

Carolina Pantoja, dirigente juvenil de Primero Justicia y concejal suplente por lista en la Alcaldía de Sucre, insta a la oposición a “no ponerse una venda en los ojos” y aceptar una nueva realidad política que comenzó a conformarse tras las regionales del 21-N.

“Pienso que la dirigencia se puede sentar, puede discutir las propuestas de ampliación y puede ampliar la delegación, pero al mismo tiempo ver qué pasa en las bases, en la calle, qué quiere la gente. Mira lo que pasó en Barinas. Fuimos todos unidos y ganamos.

Pantoja considera que ese ejemplo de Barinas puede servir para repensar no solo la ampliación de la delegación en México, sino la reestructuración de la propia Plataforma Unitaria.

“Creo que todos deben entrar en la Plataforma. En Barinas tuvo un resultado, entonces ¿por qué no darle participación a más partidos dentro? Aquí en el municipio Sucre, por ejemplo, no hay que ponerse una venda en los ojos: Fuerza Vecinal existe y tanto ellos como los demás partidos que no están (en el diálogo y en la Plataforma) tienen que entrar y entender que hay que buscar soluciones para el país”, sostiene la dirigente municipal de PJ.

Teme que se genere un desequilibrio

Por su parte, Henry Delgado, dirigente de Un Nuevo Tiempo en la parroquia Coche, de Caracas, es escéptico ante la propuesta de ampliar la delegación de la oposición en México.

“Ese es un tema engorroso porque los ciudadanos percibimos con preocupación que hay una dirigencia que se dice opositora pero que le sigue le juego al Gobierno en todo. Entonces, permitir la incorporación de unas personas que siempre están a favor de lo que dice Maduro, lo que puede generar es un desequilibrio, poniendo a la verdadera oposición en minoría en ese diálogo. Yo veo esa propuesta con desconfianza”, dice Delgado.

Aunque considera necesario hacer una evaluación previa para determinar si la oposición puede confiar en eventuales nuevos delegados de otros partidos y avanzar en la ampliación de la delegación, también está claro en que las regionales del año pasado dejaron bien parados a partidos que actualmente no son parte de las conversaciones.

“¿Qué partidos podrían entrar? Fuerza Vecinal, obviamente, ya que tienen una representación muy importante en las alcaldías del Distrito Capital. La Alianza del Lápiz también, porque ellos sacaron una muy buena votación y quedaron de segundos en la Alcaldía de Libertador. La gente del MAS, es un partido pequeño pero tradicional, aunque a veces han sido ambiguos, pero hay que tomarlos en cuenta. Incluso al Partido Comunista de Venezuela, a quienes ahora el PSUV le persigue la dirigencia y les inhabilitó más candidatos que a la propia Plataforma. Creo que por ahí se podría comenzar”, opinó.

El impacto de la reunión en Miraflores
reunión del sábado entre Nicolás Maduro y una delegación enviada directamente por Joe Biden
Foto cortesía Prensa MPPCI

Dos dirigentes consultados coincidieron en afirmar que la forma poco transparente cómo se llevó a cabo la visita de la delegación de alto nivel del gobierno de Estados Unidos a Miraflores, de cara a la opinión pública y a la oposición que lidera Juan Guaidó, dejó más efectos negativos que positivos sobre el liderazgo y objetivos de la alternativa democrática. Sobre todo para enfrentar un retorno al proceso de México.

“A la vista de la gente, en la calle te dicen que ahí lo que pasó fue que Estados Unidos vino y se sentó con Maduro y eso significa que no reconocen ya a Juan Guaidó. Entonces es una situación complicada para explicar, porque aunque luego Estados Unidos salió a decir que no reconocen a Maduro, pues ya estaba hecho. Entonces sí creo que la Plataforma Unitaria se vio debilitada, pero por otro lado, pienso que esa visita fue positiva en el sentido de que presionó para que se volvieran a sentar”, dijo Pantoja.

Delgado, por su parte, es tajante: “Esa reunión hizo daño a la oposición democrática porque nunca fue clara la agenda con la que los enviados de Estados Unidos vinieron a Venezuela, y porque si ellos siguen sosteniendo que reconocen al gobierno encargado y a Juan Guaidó como representante de ese gobierno encargado, éste debió ser tomado en cuenta. Tanto fue así que hasta el Congreso de Estados Unidos protestó”.

Para Carlos Farías y Jesús Bolívar, en cambio, la visita fue positiva.

“Luego de la reunión todos vimos cómo el régimen cambió su lenguaje. Entonces creo que no hay que verlo desde el punto de vista de que Estados Unidos se arrodilló sino que Maduro se abrió al diálogo. Eso es positivo. Ellos ya han dicho que no fue una negociación de presos políticos por petróleo. Entonces, todo lo que sea bueno para la población hay que darle la bienvenida”, indicó Farías.

En ese mismo sentido se expresó Bolívar, pues en su opinión, ese acercamiento político de alto nivel tuvo como objetivo principal impulsar la reinstitucionalización y el retorno del Estado de derecho al país.

“Esa visita apuntó a recuperar la normalidad. A que la oposición seamos oposición y trabajemos organizadamente por ser una alternativa de gobierno y que el gobierno gobierne sin violar  los derechos de nadie. Y yo pienso que todo lo que apunte a recuperar la normalidad tiene que ser bien visto. Esa visita no fue para apoyar a Maduro sino para buscar salidas democráticas, la reactivación del aparato petrolero y eso es algo que beneficia a todos”, dijo Bolívar.

Fuente de TenemosNoticias.com: cronica.uno

Publicado el: 2022-03-19 05:00:24
En la sección: Política

Publicado en Política
Volver al inicio