Tesla no está viviendo un buen momento en cuanto a fidelidad de parte de su personal. El último escándalo le corresponde a Alex Khatilov. Este ingeniero de software fue supuestamente sorprendido subiendo archivos internos de la compañía a su Dropbox personal, tal y como apunta The New York Post. En su alegato, el ahora ex trabajador de Tesla, afirmó que guardó los archivos por error y que olvidó eliminarlos de su nube personal.

Los 26.000 archivos supuestamente copiados de manera voluntaria y maliciosa, según apunta la demanda, correspondían al software Warp Drive de Tesla. La utilización de este software está orientado a automatizar procesos comerciales. El acceso a esta información estaba restringida a un número limitado de trabajadores, por lo que el círculo de sospechosos se cerró sin mucha complejidad.

La compañía dirigida por Elon Musk ya intuía un posible comportamiento desleal por parte de Khatilov. Por lo que decidieron actuar activando los protocolos correspondientes ante una posible fuga de información. Tras una investigación interna, comprobaron que, efectivamente, Khatilov trasladó información confidencial de Tesla a su Dropbox personal. Todo ello mientras trabajaba de manera remota desde casa.

Los encargados de la investigación no creyeron la versión de Khatilov por su despiste. Añadieron que cuando Khatilov fue sorprendido, intentó destruir la evidencia eliminando apresuradamente el cliente de Dropbox y la información almacenada. A pesar de que el cuatro de enero Khatilov negó todas las acusaciones durante una reunión con el personal de compañía, fue despedido dos días después.

«He estado trabajando durante 20 años en esta industria, y sé de qué tratan los documentos confidenciales, y nunca, nunca intenté acceder a ninguno de ellos. O robarlo». Afirmó el propio Alex Khatilov al The New York Post cuando se enteró de la demanda interpuesta por Tesla.

Tesla acumula un buen número de demandas por robo de información

Tesla es una de las compañías más innovadoras y disruptivas de los últimos años. Su tecnología e innovación en vehículos eléctricos y autónomos es un bien muy preciado no solo por la competencia, también por aquellos que desean emprender un camino paralelo. Elon Musk ya alertó de este tipo de conductas a sus trabajadores mediante un correo electrónico hace un par de años.