Tesla es una de la compañías más innovadoras en materias de eficiencia energética, almacenamiento y baterías, y lo es precisamente porque su modelo de negocio depende de este segmento. Por ello, llevar la delantera de las tecnologías que garantizan su hegemonía en el mercado es de vital importancia para la compañía.

Ahora y según publica Reuters de forma exclusiva, Tesla estaría en negociaciones con CATL para fabricar baterías libres de cobalto para los coches del mercado chino. Se trata de un cambio importante de cara armonizar los costes de la compañía, en tanto que el cobalto es uno de los metales más costosos en la fabricación de baterías para vehículos eléctricos.

La inclusión de estas baterías en la línea de producción de coches de Tesla haría que la compañía de Elon Musk se convirtiese en el primer fabricante de coches norteamericano que integra baterías de litio-ferrofosfato (también conocidas como LFP), en busca de reducir los costes de producción y por tanto, mejorar sus cuentas.

Todavía no están confirmados los mínimos de acuerdo, ni si tampoco será CATL el proveedor exclusivo de baterías libres de cobalto para Tesla, pero sería un cambio sin precedentes para la compañía de Musk, puesto que fuentes de Reuters cercanas a la operación apuntan que estas baterías LFP serán más baratas que sus baterías existentes en un «porcentaje de dos dígitos».

Esta reducción del coste de producción sería sin duda vital para que Tesla sea capaz de cumplir uno de los objetivos que se marco en 2018, el de ir reduciendo su dependencia del cobalto y el impacto del mismo en sus cuentas, que actualmente tiene u coste cercano a $33,500 dólares por tonelada.

👇 Más en Hipertextual