Menú Cerrar

Análisis de System of Souls, la búsqueda de identidad entre rompecabezas futuristas e instalaciones impolutas

Análisis de System of Souls, la búsqueda de identidad entre rompecabezas futuristas e instalaciones impolutas

Nunca sabe uno lo que puede toparse con los proyectos acogidos por PlayStation Talents. El programa organizado por PlayStation España ya nos ha dejado obras que no deben esconder sus humildes orígenes, sino hacer de ello una virtud. Ejemplos de ello son Itadaki Smash y Tape: Unveil the Memories.

Ahora, le llega el turno a System of Souls, el título creado por Chaotic Lab en el marco del PlayStation Talents Games Camp de Málaga. Con el apoyo de la Escuela Superior de Videojuegos y Arte Digital (EVAD) y la Fabrica del Videojuego de Málaga, la obra nos traslada a un futuro no muy agradable para el ser humano y en el que tendremos que estrujarnos el cerebro.

Reminiscencias del pasado

Y no es que el mundo creado por la desarrolladora sea precisamente horrible, todo lo contrario. El brillo, las luces y la tecnología lucen de forma fenomenal en las instalaciones de ION, una enorme empresa neurotecnológica y uno de los pocos vestigios que queda de la humanidad. Y es que en el año 2155 no es que hayamos conseguido revertir nuestros errores.

La vida en el planeta es prácticamente una quimera, ya que el medio ambiente no ha sido capaz de soportar los estragos realizados por el hombre. Con el fin de que sobrevivamos a toda costa, ION se ha encargado de que las consciencias humanas se trasladen a cuerpos robóticos. Bajo este planteamiento nos tocará controlar a L-064N, el cual es incapaz de recordar quién era en el pasado.

Para ello, la IA que todo lo vigila y controla, Aura, nos permitirá recorrer diferentes partes de las enormes oficinas de ION para que resolvamos pruebas de lógica. Los estímulos al completar cada desafío nos recompensarán con pequeños destellos de quiénes fuimos y el turbulento pasado que preferimos dejar atrás.

Para complementar, también tendremos archivos con los que repasar todo lo que nos ha ido sucediendo y así conseguir un contexto más amplio. Eso sí, todo está traducido al castellano, pero se siente demasiado artificial no escuchar ni una sola voz en toda la obra.

Un planteamiento que recuerda en parte a lo visto en SOMA, el título de Frictional Games. No se trata directamente las implicaciones de hasta qué punto perdemos la identidad cuando pasamos a ser un androide, pero esa sensación siempre sobrevuela el ambiente. Sin embargo, la inspiración más clara y que salta a la vista es la de Portal.

Y es que en todo momento parece que estemos en las oficinas del complejo de Aperture Science, con GLaDOS recordándonos qué debemos y no hacer. El ambiente futurista pero sobrio es total y lo cierto es que tanto a nivel gráfico como artístico se ha logrado que se reconozca al instante que estamos ante System of Souls.

Desafía tu mente

Con todo, las influencias no se quedan únicamente en el apartado estético. Lo cierto es que el gameplay es un revival de la franquicia de Valve, con multitud de salas en las que se nos presentan mecánicas nuevas y puzles a resolver. A lo largo de cuatro plantas, podremos recoger cajas, activar dispositivos, subirnos a plataformas o balancearnos cual Tarzán en una liana.

System of Souls

Nos encontramos ante juegos de lógica donde el objetivo final es abrir la puerta que se encuentra al final de la sala y nos llevará hasta el siguiente desafío. Debido a que somos un androide, podemos utilizar habilidades inusuales como atraer cajas, resistir cualquier caída o incluso ralentizar el tiempo.

Bajo un set básico de elementos a usar, cada vez que terminemos una de las plantas recibiremos un poder nuevo que se introduce en los rompecabezas de esa nueva planta. Por tanto, nunca nos cansamos de recibir más dosis de innovación durante las 3-5 horas de partida de duración de System of Souls.

A pesar de que es gratificante resolver cada uno de los puzles, no siempre la sensación ha sido tan positiva. Hay unos cuantos puntos en los que se requiere hacer varias acciones concretas en muy poco espacio de tiempo, lo cual puede resultar complejo por los controles y la vista.

Un ejemplo de ello es que tengamos que ascender a través de plataformas con ventiladores gigantes en marcha por medio y  si recibimos un golpe, tendremos que reiniciar todo el proceso. Los ganchos para balancearnos en ocasiones son complicados de manejar a la hora de calcular bien dónde vamos a aterrizar, ya que la inercia puede ser excesiva o quedarse corta.

System of Souls

En estos casos sí que se puede sentir cierta frustración, ya que resulta tedioso repetir toda la carrera de obstáculos por haber fallado en el último punto. En cualquier caso, la obra sí que sabe aprovechar sus armas y no causa la posible desidia de que estemos repitiendo pruebas iguales. Siempre hay un reto más allá para resolver.

La opinión de VidaExtra

System of Souls es una muestra más del talento que atesora España en su cantera de videojuegos. Un título consistente en su planteamiento, qué tiene muy claro qué quiere hacer, cómo llevarlo a cabo y sin esconder ni una sola vez en quién se ha fijado para lograrlo. Una trama interesante junto con unas mecánicas sólidas que siempre auguran una vuelta de tuerca más.

Si te sabe a poco su duración, siempre puedes volver a vivirla para desafiarte a conquistar todos los desafíos en el menor tiempo posible o teniendo en mente que puedes encontrar hasta 50 cubos de Rubik desperdigados por el escenario. Es más, hasta tres finales están disponibles por si quieres averiguar qué clase de futuro le aguarda a L-064N.

System of Souls (PS4/PS5)

System of Souls

System of Souls

Plataformas PS4 y PS5
Multijugador No
Desarrollador Chaotic Lab
Compañía PlayStation
Lanzamiento 17 de junio de 2022

Lo mejor

  • Una estética fabulosa
  • Siempre hay una sorpresa en el gameplay

Lo peor

  • Repetir tramos enteros de plataformas puede ser frustrante

Fuente de TenemosNoticias.com: www.vidaextra.com

Publicado el: 2022-07-03 12:01:28
En la sección: Vida Extra

Publicado en Videojuegos
Volver al inicio