Menú Cerrar

review con precio, tráiler y experiencia de juego para PlayStation 5

review con precio, tráiler y experiencia de juego para PlayStation 5

Diez años dan para mucho, como pasar por dos generaciones de consolas distintas. Y como es lógico, si hablamos del remake de un clásico de hace una década, la diferencia se tiene que notar. Pero es que incluso para ser uno de los juegos de lanzamiento de PS5, esta puesta al día de Demon’s Souls sorprende.

Nuestras primeras impresiones fueron de lo más optimistas, pero es que tras toda una semana para degustarlo con tranquilidad, podemos hablar con tranquilidad de uno de los mejores juegos de lanzamiento de una consola. Y eso que Astro’s Playroom me ha tocado la patata y cuesta «80 euros menos». Lo que está claro es que Sony ha puesto al revolucionario Demon’s Souls en el lugar que merecía.

El remake por el que suspiramos toda una vida

Demon's Souls

Que te invadan sigue siendo una experiencia inolvidable. Sobre todo si los derrotas después.

Soy de los que alaban la decisión de no haber ofrecido un modo fácil para este remake. Cierto es que aplaudiré siempre las opciones de accesibilidad, no solamente con accesorios especiales, como el sensacional Xbox Adaptative Controller, sino también con ayudas dentro de los juegos, donde Celeste, un juego mucho más difícil que cualquier Souls si queremos superar las cintas B y C (o Farewell), contó con una sección para facilitar esas zonas sin tirar el mando.

Y digo que me alegro de que Japan Studio y Bluepoint Games hayan respetado la esencia del original, porque ofrecer un modo fácil sería estropear la experiencia (más si cabe que aquel glitch de duplicar objetos). Porque, al fin y al cabo, esta obra de From Software originaria de 2009 en Japón para PS3, supuso el punto de inflexión para el estudio nipón, creando un nuevo género dentro de los RPG.

Sería un error quedarse, en cualquier caso, con esa asociación de «duro» para un Souls, porque realmente el término abarca mucho más. Se trata de prescindir de un mapa («en un juego de rol, ¿estamos locos?», es lo que pensamos muchos aquella década), de ofrecer una historia mucho más compleja de lo que se pueda ver a simple vista, de ver cómo se pueden matar a los NPC aliados, de romper, en definitiva, la gran mayoría de normas preestablecidas del género. Y eso gusta.

Yo, creo que lo comenté en más de una ocasión, no tuve un flechazo inmediato con el Demon’s Souls de PS3, sino que fue al cabo de unos años, tras jugar a Dark Souls, cuando llegué a interiorizar la idiosincrasia de esta saga, comprender por qué era tan especial. Y claro, se abrió un mundo nuevo ante mí que no abandoné.

From Software ya lo había intentado con los King’s Field, pero eran mucho más toscos y nunca gozaron del mismo impacto, algo que sí logró con este viaje impagable al reino de Boletaria. Y eso que, curiosamente, su acogida en Japón no fue tan buena (tuvo un 29/40 en Famitsu), sino que pegó el petardazo en occidente, como hemos recordado en más de una ocasión. Con el tiempo alcanzó el estatus de juego de culto y la trilogía de Dark Souls recogió lo sembrado.

Un salto técnico que se nota a todos los niveles

Demon's Souls

Las vistas del acantilado del túnel Colmillo de Piedra son una gozada. Cualquier región, vaya.

Es obvio que si comparamos el remake con el original media un abismo, pero es que este Demon’s Souls supone un salto de calidad bestial frente al resto de Souls u otros trabajos de From Software, como los sobresalientes Bloodborne y Sekiro: Shadows Die Twice (casualmente, los únicos que llegaron doblados al castellano hasta este remake de PS5, que también trae voces en castellano).

Lo que más impresiona son los casi inexistentes tiempos de carga al viajar por cada región de Boletaria, teniendo que esperar apenas un par de segundos. Esto viene de perlas para farmear, pensará alguno… Y no le falta razón. Pero es que ahora da gusto viajar, perderse por cada una de las cinco regiones, viendo cómo El Palacio de Boletaria, el túnel Colmillo de Piedra, la Torre de Latria, el Santuario de las Tormentas y el Valle de la Corrupción lucen con mejor aspecto que nunca.

Da igual con qué Souls lo comparemos, que este remake es una maravilla a nivel visual, sacando pecho con ese despliegue de efectos, tanto de iluminación como de reflejos. Sigo flipando cada vez que recuerdo ese trueno partiendo un árbol y cómo queda después con las llamas, o esas tonalidades oscuras y lúgubres mucho más marcadas en tramos que acongojan, como el Valle de la Corrupción.

Demon's Souls

¡No malgastes 50.000 almas en el anillo de la avaricia que te vende la mujer de exnoble, eh!

Japan Studio y Bluepoint Games han hecho un gran trabajo de conservación, al respetar todas las localizaciones del original, que es una de las premisas que debe tener un remake. Tan solo han modificado todo lo relacionado con los menús de su interfaz, con un inventario más manejable, con una organización más llevadera del equipo o a la hora de gestionar las compras. Aunque, lógicamente, ahora el juego vaya mucho más fluido que en PS3. Bastante más. Podemos disfrutarlo a 60 fps en 4K dinámicos o bien a 30 fps con 4K nativos. Y se ve/juega de lujo.

A esto hay que sumarle esa sensación de inmersión del DualSense, para sentir cada impacto de un modo sorprendente. Va a ser difícil olvidar cada golpe sobre el suelo del gigantesco Caballero de la Torre… Pero es que además este mando de PS5 también aporta la retroalimentación háptica, sacando mejor partido del sonido del propio accesorio. Entre la vibración, lo que oímos y la resistencia de los gatillos, logran que el helicóptero de Metal Gear Solid parezca una nimiedad.

Por ponerle una pequeña pega, lo ridículos que me parecen los diseños de la interfaz de la vida, el mana y la resistencia, que son la mar de simplones… Es lo único que contrasta con el soberbio diseño de personajes y escenarios, dejando claro que estamos ante un juego de nueva generación que emboba a cada paso.

Si te gustan los RPG, prueba este Demon’s Souls

Demon's Souls

El primer duelo contra el Demonio Vanguardia es más difícil en el remake. Suerte que repite luego.

Volviendo a lo expresado al principio, Demon’s Souls sigue sin ser un juego accesible. Pero lo decimos, sobre todo, por ese gran paso que hay que dar antes de poder subir de nivel y que es disuasorio para los que nunca han jugado a un Souls. Un primer escollo que hay que pasar y ante el que se nos irá descubriendo después de qué es capaz esta obra maestra de From Software, que ha ganado encanto con el paso de los años, pese a que mi favorito siga siendo Dark Souls.

Cada región tiene un encanto especial, al igual que esa posibilidad de viajar entre cada una prácticamente desde el principio, con el peligro que supone adentrarse en una zona más dura de entrada. Podemos llevar el ritmo que queramos, ahora sin preocuparnos de los tiempos de carga. Y para nuestra sorpresa, tenemos un reto exclusivo de PS5 con un tesoro tan solo apto para los más habilidosos… Salvando las distancias, algo parecido a lo que había hecho este mismo equipo con el remake de Shadow of the Colossus en PS4, con 79 monedas especiales.

Haber jugado al Demon’s Souls en PS3 y pasar ahora al remake es una gozada, porque todo está igual a como lo recordábamos, pero con un salto extra de calidad para que no se noten tanto los años de la obra original. Sucede un poco lo mismo a lo que hizo Derek Yu con Spelunky, uno de los mejores remakes de la historia de los videojuegos, donde ahora le acompaña este regreso a Boletaria.

Demon's Souls

Nuestra primera pesadilla en la Torre de Latria tiene ahora un aspecto muy Bloodborne.

Realmente, hasta que uno no experimenta de verdad todo lo que puede ofrecer, es lógico que muchos lo vean con reticencia, después de todo, hace casi una década también estuve en ese bando. Y también es cierto que si ha gozado desde entonces de tantos imitadores, no es casualidad. Su calidad es incuestionable. O no debería serlo a estas alturas de la película, desde luego. Hay que probarlo.

Esa disposición de los botones para atacar tan peculiar (pero acertada), esa movilidad por momentos torpe y lenta, pero con todo el sentido del mundo, teniendo que medir bien los tiempos y no atacar a lo loco (de lo contrario agotamos la estamina y será nuestra perdición después), esos secretos por descubrir y muchos mensajes de troleo que aguantar, esa magia que desprende cada región que visitamos, hasta el punto de memorizarla al dedillo sin darnos cuenta… Porque From Software hizo una labor encomiable de diseño en su día.

Junto con Super Mario 64 y Halo: Combat Evolved, que son dos clásicos que me impactaron y se me vienen a bote pronto, este Demon’s Souls de PS5 es de lo mejorcito para acompañar el estreno de una consola de nueva generación.

La opinión de VidaExtra

En definitiva, un título indispensable para estrenarse con PS5. No siempre es fácil la tarea de realizar un remake, por todo el peso de la (caprichosa) nostalgia que eso conlleva, pero este Demon’s Souls ha dejado el pabellón bien alto. ¡Umbasa!

Demon's Souls

Demon’s Souls

Plataformas PS5
Multijugador Sí, online (6 jugadores)
Desarrollador Japan Studio y Bluepoint
Compañía Sony
Lanzamiento 12 de noviembre de 2020
Precio 69,90 euros

Lo mejor

  • El impresionante aspecto de Boletaria
  • Lo inmersivo que sigue siendo su mundo
  • Los casi inexistentes tiempos de carga
  • Cada vez que nos sorprende una invasión
  • Viene doblado al castellano, por primera vez

Lo peor

  • El diseño de la interfaz de vida, maná y resistencia… por ponerle alguna pega, vaya

Fuente de TenemosNoticias.com: feeds.weblogssl.com / Jarkendia

Publicado el: 2020-11-26 16:00:50
En la sección: Vida Extra

Volver al inicio