Menú Cerrar

As funciona la «guerra cognitiva» entre Pekn y Taipei | elmundo.es

As funciona la "guerra cognitiva" entre Pekn y Taipei

Cuando Nancy Pelosi aterriz en Taipei el pasado 3 de agosto, en los letreros digitales de varios 7-Eleven por toda la isla aparecieron mensajes que decan: «Belicista Pelosi, fuera de Taiwan!». En la pantalla de la estacin de tren de la ciudad portuaria surea de Kaohsiung y en los monitores de la oficina del gobierno de Nantou, un condado al noreste, tambin se colaron ms mensajes que llamaban a Pelosi «vieja bruja».

Con la presidenta de la Cmara de Representantes de Estados Unidos de visita relmpago en Taiwan, la web de la Oficina Presidencial de la isla se derrumb por un ataque ciberntico. Tambin se cayeron otros portales de oficinas gubernamentales. El enlace de la Universidad Nacional de Taiwan se qued bloqueado con una frase que apareca nada ms cargar la web: «Solo hay una China en este mundo».

El equipo de hackers integrados en el Ministerio de Asuntos Digital de Taiwan logr, en pocos minutos, recuperar el control de los servidores y desconectar los mensajes contra Pelosi. No han logrado verificar la fuente de los ataques porque la direccin IP desde donde se ejecutaron no estaba vinculada a ninguna red reconocible, pero tenan claro que se trataba de una campaa de piratera orquestada desde China.

Cuarta crisis del estrecho

«Los ataques cibernticos y una campaa de desinformacin dirigida a la isla democrtica de Taiwan ponen de relieve el uso de la guerra hbrida por parte de Pekn a raz de la visita de Pelosi», asegura el general Chen Yu-lin, subdirector de la Oficina Poltica y de Guerra del Ministerio de Defensa de Taiwan, convencido de que los hackers chinos buscaban «crear una atmsfera que sugiriera que China podra estar invadiendo Taiwan, con la intencin de atacar la imagen pblica del Gobierno y perturbar la moral civil y militar».

Tras la marcha de Pelosi, a la par que el ejrcito chino rodeaba la isla con simulacros de invasin, en las redes sociales se desarrollaban otro tipo de maniobras que siguen el guion de la «guerra cognitiva» que Taipei lleva aos denunciando. Hubo otro campo de batalla, el de la desinformacin, tanto en las redes occidentales que priman en Taiwan, como en las aplicaciones en mandarn que se utilizan dentro del censurado ciberespacio chino.

En Weibo, el hermano chino de Twitter, no cesaban las alertas de que el Ejrcito Popular de Liberacin (EPL) estaba preparando un ataque inminente. Otras decan directamente que los soldados chinos haban tomado algunas islas perifricas controladas por Taiwan. O que un misil haba impactado en el Aeropuerto de Taoyuan, en Taipei.

Algunas informaciones de portales chinos llegaron a soltar que el ejrcito poda derribar el avin en el que Pelosi aterriz en Taipei. Incluso se esparci en China el rumor de que el Museo del Palacio Nacional de Taiwan haba enviado sus tesoros a una custodia en el extranjero porque los soldados del EPL estaban a punto de invadir la isla.

Los taiwaneses tampoco se han librado de la desinformacin desde sus propios canales. Fue muy compartida una cita atribuida a la emisora estatal china ‘CCTV’ diciendo que Pekn estaba expulsando a los ciudadanos taiwaneses del pas. O que muchos vecinos corran para esconderse en los refugios antiareos porque los aviones de combate chinos ya estaban sobre la isla. O que Estados Unidos estaba enviando tropas desde el este. Todo falso.

Taiwan, a diferencia del rgimen chino, que nunca ha escondido sus pretensiones de «reunificacin», por la fuerza si fuera necesario, es una sana y joven democracia. Pero tambin lleva aos bajo una efectiva propaganda gubernamental y meditica que juega con el miedo a un ataque del vecino de arriba, provocando una friccin cada vez mayor entre taiwaneses y chinos, a lo que hay que sumar una idealizacin exagerada de Estados Unidos como aliado, cuando Washington parece, en ocasiones, usar a Taiwan como un pen en la nueva Guerra Fra con el gigante asitico.

El general taiwans Chen insiste en que la «operacin cognitiva» de Pekn se ha disparado estos das. Como ejemplo cita «ms de 272 informaciones controvertidas en circulacin que intentan perturbar la moral de los taiwaneses». El Centro FactCheck, un verificador con sede en Taipei, ha dicho que haba detectado un aumento de 30 a 40 en informes falsos en lnea desde la visita de Pelosi.

«Respecto a otras ocasiones, la mayor diferencia es que parece estar extendindose desde Twitter en ingls. Tambin hay mucha informacin falsa en Weibo, parte de la cual ha llegado a las plataformas de redes sociales utilizadas en Taiwan, incluidas LINE y Facebook», explica Chen Hui-min, editor de la organizacin, que apunta a que muchas de las cuentas en mandarn que llevaban meses compartiendo noticias falsas sobre la guerra en Ucrania difundidas por Rusia, ahora se haban centrado en hacer lo mismo sobre la crisis entre China y Taiwan.

El pasado marzo, el ejrcito chino public un manual sobre la «guerra de informacin», diciendo que deba tener un papel central sobre la fuerza militar convencional. «La guerra de la era de la informacin depende principalmente de la informacin para someter a un enemigo», sostena el informe. Poco despus de su publicacin, la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen dio una rueda de prensa para denunciar que China se haba lanzado contra Taiwan usando «tcticas de guerra cognitiva», cuyo objetivo era crear «un pas dividido e infeliz» que sea un blanco ms fcil para la invasin.

«China hace sonar esa luz parcialmente a travs de la prspera industria de contenidos de Taiwan. Dos de los cuatro principales medios de comunicacin de Taiwan tenan vnculos financieros sustanciales con el continente. Aunque todas las campaas polticas utilizaron granjas de contenido en las elecciones ms recientes de 2020, las que estn a favor de China distribuyeron mucho ms material digital que las que apoyan al gobernante Partido Progresista Democrtico (PPD) de Tsai», reza un anlisis publicado esta semana en la revista ‘Foreign Policy’. «Las campaas de desinformacin de China para minimizar o borrar la invasin de Rusia y los crmenes de guerra en Ucrania se filtran a Taiwan a travs de estos medios», contina.

Hay muchas investigaciones de institutos taiwaneses que detallan la interferencia directa de la propaganda de Pekn en la isla que considera una provincia separatista. Otro tema es si esa guerra cognitiva est funcionando. En enero de 2020, el PPD de la presidenta Tsai, de corte independentista, arras en las elecciones presidenciales despus de jugar bien la carta del miedo a China durante toda la campaa electoral. Tsai, con el 57,7% de los votos, subi ms de un punto respecto a las primeras elecciones que gan en 2016.

«Ser la defensora de los valores liberales de Taiwan contra la sombra cada vez ms autoritaria proyectada por Pekn bajo la presidencia de Xi Jinping», dijo Tsai tras su victoria. Es unnime la opinin de que en Taiwan los sentimientos independentistas crecen cada ao. Por ello parece improbable una reunificacin pacfica como priorizan en Pekn, que el martes continu con sus maniobras militares alrededor de la isla por sexto da consecutivo.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Fuente de TenemosNoticias.com: www.elmundo.es

Publicado el: 2022-08-09 07:40:22
En la sección: Internacional // elmundo

Publicado en Clasificadas
Volver al inicio