Menú Cerrar

Liz Truss promete ms «disrupcin» en la guerra abierta entre los ‘tories’ | elmundo.es

Liz Truss promete ms "disrupcin" en la guerra abierta entre los 'tories'

Actualizado

La primera ministra britnica asegura que no va a dar marcha atrs en su plan econmico

Dos activistas irrumpen durante el primer discurso de Truss

La ‘premier’ Liz Truss ha agitado an ms la guerra abierta en el Partido Conservador advirtiendo que no piensa dar marcha atrs con sus controvertidas recetas econmicas. «Cuando hay cambio, hay disrupcin», declar la ‘premier’ en el cierre de la catica conferencia de los ‘tories’ en Birmingham. «No todos estarn a favor, pero todos se van a beneficiar del resultado: una economa que crece y un futuro mejor».

Truss fue recibida con una ovacin de sus fieles, pero fue interrumpida a los diez minutos por dos activistas de Greenpeace que mostraron una pancarta donde se lea: «Quin ha votado por esto?».

La ‘premier’ arranc en un tono ms personal, intentando conectar con los britnicos y convencerles de de que las rebajas fiscales van a significar ms dinero en sus bolsillos: «Yo quiero lo que vosotros queris (…) Bajar los impuestos es moralmente y econmicamente correcto. Cuando el Estado es demasiado grande, la gente se siente demasiado pequea».

Aun as, Truss reconoci que el anuncio de la reduccin del tipo impositivo a las rentas altas del 45% al 40% fue «una distraccin» y justific as su retirada ante las crticas: «He escuchado y entend el mensaje».

La 'premier' brit
La ‘premier’ britnica Liz Truss.PAUL ELLISAFP

En una atmsfera envenenada, con acusaciones cruzadas de un «golpe» a sus espaldas y llamadas a la «responsabilidad colectiva», la lder conservadora se ha jugado su supervivencia poltica en Birmingham ante un partido desmoralizado, desorientado y desmoronado en las encuestas. Al mes de su llegada al poder, Truss recordar Birmingham como el lugar de luna de hiel.

Su discurso final ha vuelto a ponerla en el disparadero ante sus propios correligionarios, que fueron desertando de la ciudad maldita desde un da antes para evitar la huelga de los trenes. Como pasando por encima de la tormenta creada por ella misma, Truss repiti en su discurso las mismas y gastadas frmulas que le han hecho tocar fondo al mes de su llegada al poder.

«Marcha atrs»

Truss atac a la as llamada «coalicin contra el crecimiento», a modo desquite por las presiones para renunciar al recorte de impuestos a los ms ricos con la que arranc la conferencia. Pese a la «marcha atrs» en Birmingham, la ‘premier’ reiter que ese seguir siendo uno de sus objetivos en el futuro, en el contexto de la mayor rebaja fiscal en medio siglo.

«Este un gran pas, pero necesitamos hacer las cosas de un modo diferente para aprovechar el enorme potencial», declar en su discurso. «No estamos haciendo lo suficiente. Tenemos que movernos. No podemos permitirnos ms desvos ni retrasos«.

«Por demasiado tiempo, nuestra economa no ha crecido con la fortaleza que debera», proclam Truss, en el momento de recordar su credo neoliberal. «Por demasiado tiempo, el debate ha estado dominado en cmo distribuir un limitado pastel poltico. En vez de eso, tenemos que lograr que el pastel crezca de manera que a cada uno le toque una porcin mayor, y eso es lo que voy a hacer con una nueva aproximacin para salir de este ciclo del altos impuestos y bajo crecimiento».

«El reto es inmenso», reconoci la ‘premier’. «Tenemos una guerra en Europa por primera vez en una generacin. Nos enfrentamos a un mundo ms incierto despus del Covid. Estamos ante una crisis econmica global».

Brexit

Truss prometi «aprovechar las promesas y las libertades» del Brexit. «Vamos a asegurarnos que la burocracia de la UE pasa la historia a finales de este ao», dijo. La ‘premier’ extendi las crticas a la interferencia de Tribunal Europeo de Derechos Humanos en la deportacin de refugiados a Uganda: «Ningn juez europeo prevalecer sobre nosotros».

«Tengo tres prioridades para nuestra economa: crecimiento, crecimiento y crecimiento», proclam Truss. La ‘premier’ resisti a las presiones de su propio partido y mantuvo la compostura hasta el momento final, cuando inst a sus correligionarios a «mantener el curso».

«Ha sido suficiente?», fue la pregunta con la que se marcharon los delegados conservadores de Birmingham, conscientes del calvario que le espera an a su lder en el regreso a Westminster.

La ‘premier’ volvi a culpar implcitamente la situacin internacional de la volatilidad en los mercados y del impacto que tuvo el anuncio de su presupuesto de emergencia, que planea llevar en los prximos das al Parlamento: «Somos el nico partido con la determinacin de cumplir y liberar el pleno potencial de nuestro gran pas. As es como construiremos una nueva Gran Bretaa en una nueva era».

Pese a los aplausos de los ltimos aclitos que le arroparon en Birmingham, Liz Truss se enfrentar a la verdadera prueba de fuego la semana que viene, cuando vuelva a verse la caras con sus correligionarios en el Parlamento. «No nos vamos a quedar con las manos cruzadas mientras sigamos cayendo as en las encuestas», advirti el ex secretario de Transportes Grant Shapps, uno de sus mayores crticos estos das. «Yo quiero que Liz tenga xito y sea capaz de darle la vuelta a la situacin. Hay todava una ventana de oportunidad».

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Fuente de TenemosNoticias.com: www.elmundo.es

Publicado el: 2022-10-05 07:03:15
En la sección: Internacional // elmundo

Publicado en Clasificadas
Volver al inicio